El AdBlue® está compuesto de agua osmotizada, libre de impurezas y metales, y urea de alta calidad. Una vez introducida en el sistema SCR la urea se descompone en amoniaco y reduce las moléculas NOx. Con este sistema se logra que los vehículos emitan vapor de agua (H2O) y nitrógeno (N2), ambos inocuos para el medio ambiente.

El objetivo de la tecnología SCR es reducir las emisiones NOx que se generan durante la combustión de los motores diésel mediante un suministro continuo de AdBlue® que actúa como agente reductor en el convertidor catalítico que forma parte del sistema de escape del vehículo.

El AdBlue® se almacena en el vehículo en un depósito separado ya que no se trata de un aditivo del combustible. Al igual que el gasóleo, el AdBlue® se puede repostar en estaciones de servicio, o mediante otros formatos de envases disponibles en distintos puntos de venta.

Se estima que el consumo en AdBlue® representa un 5% del consumo total en gasóleo en vehículos industriales y en torno a un 3% en turismos.

El uso de soluciones de urea al 32,5% no certificadas o AdBlue® de mala calidad producido a partir de la disolución de urea sólida puede dañar elementos importantes del vehículo, en especial el catalizador que es extremadamente sensible a los metales e impurezas. Este tipo de averías son muy costosas y no están cubiertas por la garantía del fabricante.

La Asociación Alemana de la Industria Automóvil (VDA) vela por el uso de la marca AdBlue® a nivel mundial y concede una licencia a aquellas empresas que auditen al menos uno de sus centros productivos. Esta norma resulta insuficiente porque permite a las empresas con varias plantas de disolución no auditar todas sus instalaciones y producir AdBlue sin cumplir con las exigencias de calidad de la VDA. En España la mayoría de plantas de disolución de AdBlue® nunca han sido auditadas por la VDA.

Esquema de motor con tecnología SCR

Futuro de la automoción

AdBlue® es la solución medioambiental perfecta para todos los vehículos diésel que necesitan reducir sus emisiones nocivas.

Se trata de un producto de la más alta calidad, recomendado por los principales fabricantes del mercado, tanto para turismos como para vehículos industriales.

Cumplimiento de la norma Euro

Las normas Euro definidas por el Parlamento Europeo vienen limitando las emisiones contaminantes de los vehículos nuevos desde 1992.

La solución al problema de las emisiones NOx fue el desarrollo de la tecnología SCR (Reducción Selectiva Catalítica) por parte de marcas como Mercedes, Renault, Volvo, DAF o Iveco. Desde entonces todoslos camiones y autobuses cuentan con sistemas SCR alimentados por AdBlue®.

En el caso de los turismos, los fabricantes han logrado cumplir los límites de las emisiones NOx de las normativas anteriores empleando otras soluciones tecnológicas menos eficientes, pero con la llegada de la Euro 6, optaron por instalar sistemas SCR.

La tecnología SCR se consolida así como la mejor solución tecnológica para cumplir las exigencias medio ambientales. Son cada vez más los fabricantes que hacen uso de ella y resulta cada vez más habitual encontrar turismos, furgonetas, tractores o incluso barcos con catalizadores SCR y depósitos de AdBlue®.

AdBlue® Solución de Urea al32,5%

El AdBlue® se produce desde la etapa de concentración del proceso de fabricación de urea, se toma una corriente de solución al 80% de urea líquida que es mezclada con otra corriente de agua desmineralizada de alta pureza. Así se garantiza la calidad conforme

a unas especificaciones muy estrictas recogidas en la norma ISO 22241.

Consejos de aplicación

Qué hacer:

  1. Durante el llenado del deposito, mantener el máximo nivel de limpieza para que no entren polvo y contaminantes.
  2. Limpiar la boquilla de la bomba después del llenado, sumergiéndola en una cuba de agua desmineralizada para eliminar posibles restos blancos de AdBlue® seco.
  3. No es necesario utilizar ropa protectora para llenar con AdBlue® depósitos de vehículos en estaciones de servicio.
  4. Utilizar gafas de seguridad y guantes protectores para manipular AdBlue®.
  5. En caso de contacto con los ojos, lavar inmediatamente con agua abundante. Si siente algún dolor o no se encuentra bien, busque asistencia médica
  6. En caso de contacto con la piel, lavar inmediatamente con jabón y agua abundante. Si siente algún dolor o no se encuentra bien, busque asistencia médica.
  7. Almacénelo a una temperatura ambiente inferior a 30 ̊C, ya que el AdBlue® puede comenzar a descomponerse.
  8. En caso de incendio, los contenedores de AdBlue® deberán enfriarse rociándolos con agua. Esto reducirá el peligro de descomposición rápida del AdBlue® (a temperaturas superiores a 80° C) y el peligro resultante de explosión de los contenedores.

Qué no hacer:

  1. No guardar AdBlue® cerca de productos alimenticios o de comida para animales.
  2. No exponer AdBlue® a la luz del sol ni mantenerlo en lugares con altas temperaturas.
  3. No dejarse puesta ninguna prenda sobre la que se haya derramado AdBlue®. Las manchas pueden quitarse fácilmente con agua.
  4. No ingerir. En caso de ingestión accidental, beber agua inmediatamente y acudir a su centro de salud.
  5. No derramar AdBlue®. En caso de derrame, limpiar inmediatamente con agua los objetos, superficies o zonas afectados. Precaución: peligro de resbalar. AdBlue® puede dañar el hormigón y las construcciones de albañilería.
  6. No reposte AdBlue® en el depósito del combustible.
  7. No verter AdBlue® al sistema de desagüe. El AdBlue® debe desecharse correctamente como un residuo.
  8. No utilizar AdBlue® si ha sido mezclado con agua o con combustible (gasoil).

Más información:

Más información sobre AdBlue